Muchas veces cuando estamos viendo una película o serie no somos conscientes de todo el contenido publicitario al que estamos siendo expuestos. Estamos tan centrados en la trama argumental que pasamos por alto todas esas marcas o productos que de una manera un tanto sutil (otras veces no tanto) se cuelan en nuestra mente. Como ocurre la mayoría de veces en Marketing y Publicidad esto no es algo casual, se conoce como Product Placement. Y es una técnica muy popular que lleva ya unos años aplicándose

 

Mostrar productos  o incluso mencionarlos en series de televisión y películas es una estrategia que se hizo especialmente famosa en los años 80. Es una relación beneficiosa tanto para los productores audiovisuales como para las marcas, ya que permite financiar proyectos y a la vez aumentar la rentabilidad de los productos. Es un gran escaparate para exponer cualquier marca dentro del contexto de la historia de cada pieza audiovisual y, sobre todo, sin interrumpirla.

 

 

Además los consumidores no se muestran molestos ya que no es una publicidad intrusiva, ellos pueden seguir disfrutando de su serie o película favorita sin ser conscientes muchas veces de que están siendo el foco de un impacto publicitario.

Uno de los ejemplos más famosos es el de FedEx en la película Náufrago, donde Tom Hanks interpreta a un trabajador del conocido servicio de paquetería. Además en esta película también podemos ver la marca Wilson Sporting Goods, ya que el protagonista se hace amigo de una pelota a la que bautiza con el nombre de Wilson.

 

Regreso al Futuro (Back to the Future) es otra película que también ha utilizado esta técnica, en las dos primeras de la trilogía podemos ver la famosa Pepsi Perfect que Marty Mcfly, el protagonista encuentra en el año 2015. Y que como no podía ser de otra forma, Pepsi aprovechó para lanzar la campaña de Pepsi “The future is now” en la que presentaba un nuevo envase aprovechando el 30 aniversario de la famosa saga.

 

 

El boom de las series y quizás el gran éxito de las nuevas plataformas de streaming hacen que este formato también sea muy rentable y adecuado para utilizar la técnica de emplazamiento de producto. Todos recordamos los famosos desayunos de las series españolas como  Médico de Familia (una de las pioneras en nuestro país) y Los Serrano  en los que podíamos ver marcas como Puleva.

 

Otras series del panorama internacional como Castle, Bones, Modern Family, The Walking Dead también utilizan el Product Placement para mostrar marcas como Ferrari, Toyota, Apple…

 

También en videojuegos y videoclips

Esta técnica ha sabido adaptarse a la evolución de la tecnología, y muchas marcas han querido también hacer inserciones en otros soportes como los videoclips musicales y videojuegos en los que se introducen mensajes o productos como si fuesen parte del universo del juego.

La marca Pizza Hut ha sido uno de las pioneras en utilizar esta técnica, por ejemplo en el videojuego de las Tortugas Ninja o en el de Crazy Taxi.

 

Un ejemplo más actual es la aparición de distintos modelos (actuales y clásicos) de vehículos de Mercedes-Benz en el Mario Kart 8 (2014).

 

Youtube es la gran plataforma de exposición de los videoclips musicales, otro de las grandes escaparates publicitarios. El product placement se ha convertido en un  técnica tan efectiva que permite a los artistas embolsarse miles de euros gracias a incluir las marcas en sus videos. Por ejemplo, Britney Spears en su videoclip de Hold it against mostraba productos o el nombre marcas como Sony o Make Up Forever.

 

Muchos artistas como Pitbull, Eminem o el español Pablo Alborán también han sabido aprovechar el gran poder de esta estrategia e incluyen marcas como Movistar o Ferrari, e incluso sus propios perfumes como Avril Lavigne o Britney Spears.

 

El Product Placement es una opción diferente para las empresas que desean dar a conocer sus productos e impulsar su imagen de marca. El zapping se ha convertido en el gran enemigo de los anunciantes, los consumidores aprovechan las pausas publicitarias  para consultar cosas en sus teléfonos móviles y evitan ver los anuncios. Aquí es donde entra el product placement, donde los productos y las marcas se convierten en los protagonistas de las películas y series y el consumidor se ve expuesto a la publicidad sin haberlo elegido. Eso sí, de una manera cuidada y sin que ello afecte al contenido que los consumidores ha elegido ver.

 

Puntúa este artículo