El pasado año, la realidad virtual se convirtió en la tecnología emergente, pero todo apunta a que este año se alcanzará un paso más allá. El 2017 es quizás el año en que la realidad aumentada llegue de forma comercial a todos nosotros, y lo haga para quedarse.

 

A menudo, la gente tiende a confundir o creer que realidad virtual y realidad aumentada son lo mismo, pero existe una gran diferencia entre ellas. En la realidad virtual se sustituye lo real por un espacio virtual, y en la aumentada se perfecciona la realidad, incorporando cosas a través de nuestros sentidos. Es decir, en la realidad virtual no existe nada real, mientras que en la aumentada vemos una realidad que ya existe pero acompañada de elementos adicionales.

Cuando esta tecnología salió al mercado era mucho más cara, pero con la popularización de los smartphones acceder a ella es hoy en día mucho más fácil y, sobre todo, más barato. Para ello solo necesitamos contar con un dispositivo que tenga una cámara para poder captar la imagen real, y un sistema que procese toda la información recibida por los sensores GPS, sensores ópticos, RFID (Identificación por radiofrecuencia) … Los móviles de última generación que ya cuentan con toda esta tecnología, solo necesitan tener instaladas aplicaciones que permitan ejecutar acciones de realidad aumentada.

 

 

¿Cómo disfrutar de la realidad aumentada?

Pero además de este tipo de terminales, existen otros dispositivos con los que disfrutar de esta novedosa técnica: las videoconsolas y las gafas. Dispositivos como Nintendo 3DS ya incluyen tarjetas con realidad aumentada o PS Vita de Sony con la posibilidad de ejecutar minijuegos. En cuanto a las gafas inteligentes, las Google Glass son el ejemplo más famoso de este tipo de dispositivos. Unas lentes sin cristales que gracias a un miniproyector proyectan en la retina una imagen virtual que se mezcla con la imagen real, un producto que no alcanzó el éxito deseado, y del que se espera una nueva y mejorada edición. Algo que parece no haber frenado a sus competidores, pues la firma Microsoft ha lanzado recientemente en Europa y Oceanía Hololens, sus gafas de RA. Tendremos que esperar un poco más hasta que lleguen a España y comprobar si ocurre lo mismo que con las del gigante Google.

 

Ejemplos

La RA permite mejorar la experiencia de usuario y aumentar el impacto de los productos en el consumidor. Es por eso que algunas marcas han sabido aprovechar esta oportunidad y han adaptado sus campañas de marketing a esta nueva realidad.

 

Ikea

La multinacional sueca desarrolló una aplicación móvil que permitía a los usuarios colocar de manera virtual los muebles en su casa con la perspectiva y tamaño correspondientes a su hogar.

 

 

Starbucks

Con motivo de la celebración de la fiestas navideñas, Starbucks lanzó una aplicación llamada “Taza Mágica” con la que podías ver el vaso donde te sirven la bebida acompañado de escenas animadas navideñas.

 

 

Carrefour

Carrefour lanzó las navidades pasadas un catálogo interactivo de juguetes. El catálogo de juguetes 2016 que gracias a una app de realidad aumentada permitía ver una gran selección de juguetes en tres dimensiones. Algunos de ellos con la posibilidad de ver las piezas o personajes pequeños, y con un botón virtual de “me lo pido” que ofrece la opción de agregar el juguete a la carta de Papá Noel o de los Reyes Magos.

 

 

Este tipo de tecnología nos muestra una realidad espectacular: imágenes increíbles y sobre todo, información muy útil que podemos aplicar a diferentes ámbitos de la sociedad como son la educación o el turismo. Y a nivel empresarial es una manera original de conseguir que los clientes puedan experimentar lo que los productos pueden ofrecerles, una excelente forma de captar su atención.  

 

Puntúa este artículo