La tecnología es ya una parte fundamental de nuestras vidas, no solo la utilizamos como apoyo en nuestro trabajo, sino que también disfrutamos de ella en nuestro tiempo libre. Pero parece que ahora, va más allá. El desarrollo tecnológico ha llegado hasta los juguetes de los más pequeños, con cierta precaución los niños y los no tan niños podrán disfrutar de estas joyas tecnológicas.

Como ya comentamos en un post anterior en el que hablábamos del Internet de las Cosas, cada vez son más los objetos cotidianos que cuentan con una conexión a Internet. Los smart toys poseen una conciencia ficticia que les permite interactuar con los niños, llegando a veces a parecer casi reales. Un dinosaurio fabricado por la compañía Cognitoys es capaz de reconocer la voz del niño y mantener una conversación con él. Una compleja tecnología que permite al objeto elegir las mejores respuestas y acciones entre un gran abanico de opciones, en función de una Inteligencia Artificial (IA) basada en una amplia base de datos.

 

Ventajas y peligros de los smart toys

Los niños de hoy en día pertenecen a una generación acostumbrada y familiarizada con los dispositivos de sus padres, que busca también la innovación en sus juguetes. Una oportunidad educativa de la que no somos, todavía, del todo conscientes. Además de entretener y divertir a los niños, estos juguetes favorecen el aprendizaje de los niños, ya que pueden estimular su creatividad, e incluso desarrollar algunas de sus habilidades como el trabajo en equipo.
El proyecto Educere llevado a cabo por un grupo de investigadores españoles, es un ejemplo de ello. Juguetes inteligentes creados para la detección precoz de problemas en el desarrollo de los niños, que son capaces de registrar datos sobre la coordinación, la manipulación y la precisión de los pequeños.

Lo cierto es que además de todas las ventajas que ofrecen,  estos juguetes son susceptibles de sufrir ciberataques, convirtiéndolos en un gran peligro para proteger la privacidad de los más pequeños. Un gran ejemplo de ello fue el ciberataque sufrido por el fabricante de juguetes Vtech hace dos años, en el que los hackers robaron 190 GB de datos, imágenes y de audio de 6 millones de niños.

 

Ejemplos

Un robot modular provisto de un set de piezas cuadradas que se acoplan entre ellas para poder montar todo tipo de robots que luego se pueden manejar con una aplicación móvil. Cada una de las piezas tiene sus funciones específicas, por ejemplo hay piezas que pueden girarse 360 grados, que tienen sensores de movimiento o paneles led.

 

 

Un sistema que dota de sensores y motores a las construcciones de LEGO, para poder programarlos fácilmente con una aplicación para iOS o Android, pero dirigida a tablets, no a smartphones. Algunos de estos  sensores detectan colores o distancia, y los motores permiten dar movimiento a las piezas para que las construcciones cobren vida propia.

 

 

 

En tthegap nos gusta estar al día sobre las novedades tecnológicas, ya que creemos que la transformación digital es un proceso al que, tarde o temprano, cualquier empresa o incluso particulares deberán adaptarse. Por ello, os lo ponemos un poco más fácil con los servicios que ofrecemos relacionados con el desarrollo de apps, usabilidad, programación…

 

Puntúa este artículo