Ya hemos hablado en otros post sobre la transformación digital y en qué consistía, darse cuenta de que ésta es necesaria es el primer paso, pero ¿y luego qué? Muchas de las empresas se lanzan a transformarse y es muy común que algunas de ellas cometan graves errores o lleguen, incluso, a fracasar.

 

¿Qué implica una transformación digital?

En primer lugar es muy importante redefinir la visión de la compañía, darse cuenta de todas las ventajas que aporta Internet y la tecnología. Y una vez asimilado ésto, automatizar los procesos que se pueden realizar a través de plataformas digitales. Ser conscientes que el cliente es lo primordial, y que gracias a estas plataformas sus necesidades serán cubiertas con éxito. Además, muchas veces es necesario rediseñar y actualizar los productos, ser conscientes de la nueva realidad que está viviendo el mercado, y que ello se refleje en la cultura corporativa que todos los empleados han de tener muy en cuenta.

 

 

¿Cuales son los errores más comunes?

    • Utilizar las herramientas digitales solo para el mercado online. Esto es un error bastante común, una estrategia de transformación se basa en actualizar la empresa, incorporar las herramientas digitales a todo el entorno y adaptar los procesos a todos los departamentos, también a los departamentos más tradicionales.
    • Compararse con empresas digitales. Las empresas de nueva creación, que nacen ya en un mundo digital no deben ser tomadas como un modelo de comparación. Ellas no necesitan un cambio de los recursos, procesos, tecnologías… Hay que aprender de ellas, pero no compararse con ellas
    • Ser impaciente. Las prisas no son buenas. A menudo, las empresas tienen la errónea creencia de que un proceso digital es un camino corto y rápido. Una transformación necesita un plan definido y unos objetivos marcados. Y eso lleva su tiempo
    • No contar con especialistas. Es importante y ,sobre todo, muy recomendable contar con el asesoramiento de profesionales con experiencia en procesos de transformación. Ellos son los que aportarán las soluciones y estrategias digitales que permitan a la empresa obtener un carácter más digital. Las pymes suelen contar con la figura del Digital Manager, el gestor del cambio y el encargado de crear la estrategia digital.
    • Creer que el presupuesto para la transformación es solo un gasto. Sabemos que este proceso implica un coste, pero lo que hay que hacer es considerarlo como una inversión y no un gasto. Una buena transformación tendrá un gran ROI (retorno de la inversión).

 

Además de éstos errores, que son los más comunes, muchas de las empresas cometen otros fallos como: no tener capacidad de reacción, ser reacios a contratar nuevos perfiles profesionales, no trabajar con bases de datos, carecer de un manual de identidad corporativa que incluya apartados dedicados al sector digital…

La transformación no es solo un proceso tecnológico, es un cambio de mentalidad que implica la adaptación de los procesos digitales a las necesidades del usuario. Por eso en tthegap ofrecemos asesoramiento a las empresas para ser más innovadoras, les guiamos en proceso de transformación.

Puntúa este artículo