El mercado está en constante cambio, y por ello las marcas deben estar a la última. Siempre con esa cierta “obligación” de reinventarse constantemente. Pero ojo, esto no es fácil. Si se comete algún error, este proceso puede llevar a la marca al fracaso

Factores como el crecimiento de la competencia, la situación económica o simplemente lo rápido que evoluciona todo en el mercado pueden llevar a que una marca se quede estancada y necesite reinventarse.
Una vez que la marca se da cuenta de que debe reinventarse, el siguiente paso es saber cómo hacerlo, y averiguar cuál es la mejor manera de llevar a cabo este proceso.
La solución depende, muchas veces, del motivo principal de esa reinvención. Es decir, si una marca quiere ser un referente en su sector posiblemente lo que debería hacer es adelantarse a su competencia, por ejemplo, lanzando nuevos productos o servicios.
O si la marca quiere adaptarse al mundo digital, deberá asumir un proceso de transformación digital en su empresa y adaptar toda la comunicación a las plataformas digitales. 

 

Reinventarse no solo consiste en crear y lanzar novedades, sino también aprovechar y renovar lo que ya hay. Es muy importante que la marca no pierda su esencia. Muchas veces el logotipo de la marca no se toca, puede simplemente cambiar la identidad visual, su comunicación o  incluso su actividad.

Alcanzar el éxito gracias a la reinvención

Netflix, por ejemplo, pasó de ser una empresa que alquilaba DVDs a distribuir contenido audiovisual gracias a una suscripción mensual y ahora también crea contenido propio que proporciona a su catálogo una gran ventaja competitiva. La marca no solo ha ido adaptándose a la demanda de sus usuarios, si no que también ha sabido cómo utilizar las tendencias. Por ejemplo, gracias al Big Data es capaz de ofrecer el contenido adaptado a los gustos de cada suscriptor.
Estrategia y tecnología parecen ser las claves de la reinvención de Netflix, y por lo tanto de su gran éxito.

Reinventarse más de una vez

Muchas veces una marca se reinventa y no es suficiente, necesita hacerlo una segunda vez. Es el caso de Starbucks, que ha resurgido de momentos de crisis más de una vez. En el año 2008 sufrió un momento delicado, empezó a experimentar las primeras pérdidas de su historia y tuvo que cerrar más de 7.000 establecimientos en Estados Unidos, esta situación la obligó a reinventarse. Su reinvención se centró en recuperar su esencia, y para ello rediseñaron sus establecimientos con un nuevo enfoque más creativo y con nueva maquinaria lo que permitió mejorar sus procesos de fabricación. También mejoraron sus productos (mejor sabor y aroma en su café) y el trato de los empleados con los clientes (campaña formativa a trabajadores y un plan de fidelización con beneficios sociales para empleados).
A finales del año 2009 la situación empezó a cambiar y durante el 2010 la marca consiguió los mejores resultados hasta ese momento.

Pero en los últimos años, la marca ha vuelto a sufrir una crisis de identidad, sobre todo, con el escándalo racista del año pasado en Estados Unidos cuando un empleado fue acusado de racismo por un cliente latino.
Este bache fue superado gracias a los grandes esfuerzos de su CEO (Director Ejecutivo) y su COO (Consejero Delegado), la marca introdujo novedades como su programa de recompensas a clientes, sus espacios gourmet o su app móvil.

Imagen https://www.trendencias.com/gourmet/el-paraiso-para-los-amantes-del-cafe-un-starbucks-de-cuatro-plantas-en-el-que-perderse-como-un-nino-en-disneylandia

 

Imagen https://www.campaignlive.co.uk/article/starbucks-hit-backlash-changes-us-loyalty-scheme/1384731

 

Imagen https://www.america-retail.com/industria-y-mercado/starbucks-app-ya-soporta-apple-pay/

 

Pero lo cierto es que con la app móvil sus tiendas se empezaron a ahogar. El servicio click and collect provocó que la gran cantidad de pedidos realizados desde el móvil generase grandes colas en los establecimientos y por lo tanto el servicio offline empeoró. Esto fue solucionado rápidamente con la creación de puestos exclusivos para pedidos online en las tiendas con gran volumen de compras online

Netflix y Starbucks no son las únicas marcas, muchas otras como Adidas o Nike también han sabido mantener su posición líder en el mercado gracias a que se han ido reinventando constantemente. Ello nos hace llegar a la conclusión de que nada dura para siempre, lo único que garantiza el éxito de una marca es saber darse cuenta de los errores y saber solventarlos adaptándose a las exigencias del mercado. 

En tthegap ofrecemos los servicios de consultoría, somos expertos en aconsejarte sobre cómo mejorar tu marca y guiarte para sacarle el máximo provecho.

 

Puntúa este artículo