El ecommerce, uno más en casa

Aunque hoy en día nos parece de lo más normal, el ecommerce no llegó claramente a las vidas de los consumidores hasta mediados de los años 90, hace solo 20 años. Por aquel entonces, el método de pago más utilizado era a través de la tarjeta de crédito, con todas las reticencias que esto suponía para los usuarios.

La funcionalidad del servicio, sin embargo, no tardó en popularizarse, sobre todo gracias a la llegada de la banda ancha a los hogares.

Hoy entendemos el e-commerce como un método de compraventa de bienes, productos y servicios a través de Internet, es decir de manera online. Pero sobre todo lo entendemos como un modo más de lograr que un producto o servicio que necesitamos llegue a nuestras casas, con la gran ventaja de poder comprarlo a las diez de la noche en zapatillas.

Tipos de ecommerce

El ecommerce ha evolucionado adaptándose a las tendencias de mercado, a las necesidades de los usuarios. Y por supuesto, todo ello mientras los propios consumidores y también las empresas, se adaptaban a este nuevo modo de vender y comprar.

Hoy existen diferentes modalidades de e-commerce que responden a las necesidades y demandas del mercado y que se enmarca en las clásicas B2C, B2B o C2C.

 

  • B2C Business-to-Consumer

 

Es el más conocido, y aquel que se lleva a cabo entre una empresa y un consumidor interesado en adquirir el producto o servicio. Sus principales ventajas son: la oportunidad de realizar compras rápidas y desde cualquier lugar, contar con ofertas y precios actualizados, poder comparar precios de mercado y el bajo coste de infraestructura que supone para la empresa.

 

  • B2B Business – to –Business

 

En éste la transacción se realiza entre empresas, por lo tanto no intervienen consumidores. Y sus ventajas más destacables son: ahorro de tiempo, reducción de costes y un aumento del control sobre éstos.

 

  • C2C Consumer-to-Consumer

 

Es una transacción entre consumidores, por ejemplo cuando una persona ya no utiliza un producto y quiere venderlo. Las principales ventajas son la facilidad y rapidez de compra y venta, y la reutilización de los productos. Es, además, un sector al que apenas nos estamos asomando todavía con apps como blablacar o wallapop. Esta modalidad  de ecommerce se encuadra dentro de lo que se conoce como economía colaborativa.

 

Las claves para tener éxito en ecommerce

 

Igual que en el mundo offline, para tener éxito es necesario tener una buena idea de negocio que responda a demandas reales y sobre todo una buena estrategia empresarial. Esa y no otra es la clave del éxito.

 

Como sistema de comercialización a través de internet, tiene sus propias características que además pueden diferir considerablemente en función del sector de mercado, pero hay algunas pautas útiles para cualquiera que quiera usar el ecommerce en su estrategia comercial o iniciarse en la transformación digital de la empresa.

 

  • Usabilidad Web: la estructura que tiene el sitio web es muy importante, debe ser comprensible y facilitar la adquisición del producto al usuario. Empezando, por supuesto, por un buen diseño.
  • Velocidad en la entrega: contar con un buen y sobre todo rápido sistema de distribución es primordial. La falta de ello puede ser una razón por la que el consumidor prefiera una tienda física. Hay que tener en cuenta que la experiencia de compra, para el consumidor, no termina en el momento que verifica la compra. Termina cuando empieza a disfrutar el servicio o el producto, con lo que en caso de productos tangibles, la experiencia pasa también por la fase del servicio de entrega.
  • Marketing: es muy importante posicionarse entre los primeros resultados de los motores de búsqueda, una buena estrategia SEO debe ser uno de los principales objetivos para crear la estrategia de webmarketing.
  • Responsable de e-commerce: es necesario una persona que se encargue de las imágenes de los productos, la redacción la newsletter o la respuesta a los usuarios. Una tienda on line sigue siendo una tienda y, valga la redundancia, tiene que estar bien atendida.
  • Análisis del mercado: es fundamental conocer el mercado al que se quiere dirigir el negocio y sobre todo, si el producto tiene una demanda online. Hay productos que por sus características o por el tipo de usuario que los demanda, tienen una lenta introducción en el mercado digital, y la empresa debe ser consciente de estas particularidades. Tan complejo es llegar tarde al mercado como adelantarse.
  • Imágenes. Otro de los aspectos que determinarán el éxito de una tienda online son las imágenes.
fotografias en ecommerce

Las fotografías de calidad son imprescindibles para vender en internet

 

Es una realidad que el contenido basado en imágenes triunfa en las redes sociales, Instagram o Pinterest son un ejemplo de ello, y lo mismo ocurre en un e-commerce. La imagen tiene un gran potencial a la hora de mostrar la calidad, características y funcionalidad de un producto al consumidor.

Los clientes valoran mucho que un producto se muestre desde diferentes ángulos, lo que permite apreciar detalles y acabados de éste. Y además de incrementar las ventas, una buena foto puede atraer a clientes de redes sociales a la página web de una tienda online.

El futuro del ecommerce

 

Debido a que la tecnología avanza a pasos agigantados, el comercio electrónico ha crecido mucho en los últimos años, cada vez son más los usuarios que se animan a comprar a través de Internet. Podemos decir que ha nacido un entorno virtual donde las plataformas e-commerce se han convertido en un nexo de unión entre los clientes y los proveedores.

Esta modalidad de negocio que cada vez más eligen las plataformas web como método de venta de sus productos y servicios, está cambiando nuestra conducta de compra. No sabemos a dónde va a llegar el comercio electrónico en el futuro a largo plazo, pero hoy ya vislumbramos, al menos, dos realidades.

  1. La principal frustración de los compradores a través de internet ya es que un producto o servicio no se pueda comprar on line.
  2. La compra por internet sin internet. El trabajo de Apple o Google con su Android Pay en los últimos cinco años gira en torno al sistema de pago “sin manos”. Pagar por un producto o servicio con un teléfono y sin siquiera sacarlo del bolsillo es una realidad. Esta inmediatez a la hora de hacerte con algo que necesitas es el gran deseo de cualquier usuario, y el ecommerce no puede ser sordo ni ciego a este tema. Que empiecen las apuestas.  

 

Tener éxito en ecommerce
1 voto (5 punto)