La marca es una de los factores más importante a la hora de desarrollar un negocio, es lo que se mantiene en la mente del cliente una vez que consume el producto o servicio que la empresa le ofrece. Esa huella que queda, es lo que hace que un cliente se decante por volver a consumir o no.
Los directores de marketing se enfrentan a un gran reto: crear sentimientos y experiencias que consigan vincular de una forma emocional al cliente con la marca

La marca tiene una gran capacidad para evocar emociones y sensaciones en el consumidor, por ello una marca gestionada de la manera adecuada va a permitir que un negocio crezca y, sobre todo, perdure. La marca tiene un papel decisivo en la decisión de compra.

¿Cómo influye la marca en la decisión de compra?

La marca es un conjunto de atributos que identifica el producto o servicio y, sobre todo, lo diferencia de la competencia. Cuando hablamos de marca nos referimos no solo al nombre y al logotipo de ésta, si no a todas las experiencias que el cliente experimenta cuando consume el producto. Si, esas sensaciones y emociones que el usuario percibe es lo que conocemos como experiencia de marca y es clave a la hora de decantarse por un producto u otro. 

El proceso no es fácil, para ello se necesita una estrategia de branding que persiga una vinculación emocional y, lo cierto, es que no todas las empresas logran enganchar a sus clientes. La mayoría de las decisiones de los consumidores se basan en una percepción irracional que está basada en elementos que a simple vista no notamos pero que son fruto de un largo y duro proceso..

¿Cómo crear una buena imagen de marca?

El marketing y la comunicación son unos buenos aliados a la hora de lanzar al mundo una imagen de marca, nos ayudan a transmitir esas sensaciones y emociones y conectar con los clientes potenciales. Las marcas que conectan de una forma emocional son las que logren tener más éxito. Una marca debe ofrecer una imagen, transmitir unos valores y, generar un vínculo con el cliente. Solo así será recordada y, logrará una buena reputación. 

La constancia, la autenticidad y una buena atención al cliente son los pilares básicos para construir una buena imagen de marca. Una marca no solo representa un producto o un servicio, si no que va más allá, transmite unos valores.

La responsabilidad social de la marca

Construir una marca fuerte es uno de los objetivos de la estrategia de marketing de cualquier empresa que busque el éxito, y un gran aliado puede ser la creación de iniciativas de responsabilidad social. Estas iniciativas o acciones ayudan a generar un valor de marca muy positivo, ya que crean sentimientos favorables alrededor de la marca y mejoran su imagen y, sobre todo, dan una mayor visibilidad. Se busca un impacto positivo social y ambiental, con el objetivo de conseguir la confianza de los consumidores y el aumento de los clientes potenciales. 

Muchas son las marcas que han querido incluir este tipo de iniciativas en su estrategia, Dove por ejemplo ha desarrollado un Proyecto para la Autoestima que ofrece recursos a padres, profesores y jóvenes para educar a los jóvenes en temas de autoestima y confianza en sí mismos.

 

Otro ejemplo de marcas que también realizan acciones responsables es Lego, la conocida marca de bloques llevó a cabo “The Blind Art Project”, un proyecto en el que los niños invidentes que visitaban el museo Lenbachhaus en Munich  recibían una descripción detallada de las obras de arte y  así ellos podían construir con piezas su propia versión de las pinturas del museo.

Coca Cola es otra de las marcas que no se queda atrás en cuanto a iniciativas de responsabilidad social, hace unos años lanzó la serie documental “Pacto Con El Planeta” junto a National Geographic. Una serie compuesta de 16 historias y proyectos reales sobre personas que ayudan a hacer un mundo mejor. El cuidado del agua, el reciclaje, la educación en temas medioambientales… son algunos de los temas que trata.

 

El Branding son todas las acciones que ayudan a construir una marca, y para que tenga éxito se necesita una estrategia que permita que el público la reconozca. Si conseguimos esto, los clientes no solo reconocerán la marca si no que ayudarán y mejorarán su reputación. La marca es mucho más que una imagen, que un logo, que un conjunto de anuncios… es la imagen que se crea en la cabeza de los clientes potenciales. 

Una buena gestión de marca es lo que muchas veces decide si un producto o un servicio va a ser adquirido o no. En tthegap somos expertos en desarrollar marcas y, sobre todo, ayudarte a gestionarlas. Ideamos estrategias de branding y te enseñamos cómo comunicar y proyectar tu marca en la mente de los consumidores.

Un gran ejemplo de ello es el trabajo que realizamos para Aceituno, un proyecto en el que creamos el naming y una identidad de marca muy potente (un imagotipo que plasma todos los atributos del producto y su origen andalu). Además diseñamos el packaging (botellas exclusivas y personalizadas) y como no, una estrategia de comunicación. Aquí podéis ver más info sobre este proyecto de creación de imagen de marca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puntúa este artículo